Blog

Nota de prensa del Tribunal de Justicia de la UE en relación con la sentencia de las cláusulas suelo en las hipotecas

La justicia europea condena a los bancos a devolver la totalidad del dinero cobrado por las cláusulas suelo.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ha dictado esta mañana una importante sentencia por la que se condena a los bancos españoles a devolver a sus clientes la totalidad del dinero indebidamente cobrado por la aplicación de las cláusulas suelo, enmendando así al Tribunal Supremo que optó por limitar los mencionados efectos a mayo de 2013.

Con esta sentencia la práctica totalidad de los deudores hipotecarios de nuestro país tienen derecho a que le sean devueltas cantidades de dinero.

Lea la NOTA DE PRENSA que ha publicado el Tribunal de Justicia de La Unión Europea.

 

 

Los bancos habrán de devolver la totalidad del dinero de las cláusulas suelo 

La justicia europea ha decidido que la jurisprudencia española en materia de cláusulas suelo no es compatible con el derecho de la Unión Europea y esto se traduce en que los bancos se verán obligados a devolver la totalidad del dinero cobrado por las cláusulas suelo. No sólo eso sino que los bancos también habrán de devolver lo indebidamente pagado por los consumidores en virtud de la llamada “cláusula de gastos”.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ha dictado una importante sentencia que supone que  los bancos españoles habrán de devolver a sus clientes la totalidad del dinero indebidamente cobrado por la aplicación de las cláusulas suelo, enmendando así al Tribunal Supremo Español que optó por limitar los mencionados efectos a mayo de 2013.

Con esta sentencia la práctica totalidad de los deudores hipotecarios de nuestro país tienen derecho a que le sean devueltas cantidades de dinero.

Si quiere saber si su banco le debe reintegrar las cantidades cobradas indebidamente por este concepto, o por cualquier otro que pueda resultar abusivo, le ofrecemos una revisión gratuita de su hipoteca. Nos puede remitir copia de la misma por correo electrónico, correo postal o personalmente en nuestro despacho.

img_0459

Mañana a las 9:30 la Justicia Europea se pronuncia sobre la retroactividad de las cláusulas suelo en las hipotecas

Está a punto de finalizar la cuenta atrás, mañana a las 9:30 de la mañana el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dará lectura a la sentencia que ha de resolver si las cantidades indebidamente cobrasdas por los bancos a los ciudadanos hipotecados han dedevolverse desde el mismo momento en que se firmó la hipoteca o si, como hasta ahora sostiene nuestro Tribunal Supremo, deben devolverse desde mayo de 2013. Así mismo los bancos deben devolver los gastos de constitución indebidamente cobrados y los intereses de demora que resulten abusivos, circunstancia que se da en una buena parte de los casos.

En todo caso este es un buen momento para que acuda usted a su abogado de confianza para que revise su hipoteca pues puede tener usted derecho a una sustanciosa devolución de dinero. En nuestro despacho y hasta el 31 de enero revisamos gratuitamente su hipoteca.

 

Ciberjusticia y Consejo de Europa

IMG_1864El pasado día 10 de diciembre tuve el honor de acudir en calidad de experto y en representación del Consejo General de la Abogacía Española al plenario que CEPEJ (Comisión Europea Para la Eficiencia de la Justicia) celebraba en Estrasburgo en la sede del Parlamento Europeo. Mi misión era hablar de algunos de los servicios tecnológicos del Consejo General pero, más que eso y por indicación de la organización, sobre algún aspecto que me pareciese relevante en relación con la Justicia y las tecnologías de la información. Así lo hice y, si no recuerdo mal, esto fue lo que dije. Discúlpenme si lo transcribo en inglés pero este —y el francés— eran los idiomas de uso obligado en esta sesión.

«Ladies and gentlemen

I wish to thank you on behalf of the Spanish General Council of Bar Associations for your kind invitation. It is an honour for us.

Secondly, I must tell you that the video you have just seen, only represents one of the many technological tools that the General Council of Spanish Bar offers to their Lawyers.

At this time, the Spanish lawyers, can perform many other legal tasks by using the digital tools provided by the Spanish General Council. They can, for example, make appointments with their clients in prison, send or receive notifications and reliable communications and they can interact with the courts using a specific interface developed by the Spanish General Council of Bar Associations for the system “LexNet”. LexNet is the communication network of the courts and Tribunals of Spain.

However, in my opinion, the development of all these technological tools is meaningless if, by doing so, we forget the principles that should govern our action in the information technology field.

There is nothing more practical than a good theory.

We live immersed in a technological revolution that, like all technological revolutions, will profoundly affect the world of law.

It has always been so… and is still now.

Five thousand years ago, somewhere in Sumerian, someone invented writing and thus began the first technological revolution in information. With writing appeared not only literature and history; with writing not only they were new and better ways of managing businesses, or its accounting. In the field of law, for example, rules were no longer stored in the brain- of the people, the rules were stored in stone, clay tablets or papyrus. Humans began to abandon the custom as a way to regulate their lives to replace it with the written law.

People adjusted their behaviour to written laws; even rulings and kings brought their behaviour and way of governing under the provisions of certain sacred books. Script changed the ways of exercising political power and also it changed the way they relate rulers and ruled.

Nothing was again the same.

In the fifteenth century a new technological revolution in information again changed the world: the printing press.

With its appearance printing press democratized culture he was more easily accessible to all.

The monopoly of the written culture exercised by the church was broken, and new phenomena appeared as the Lutheran reform, largely, which are the descendants of printing.

Printing press made possible the Enlightenment and the Enlightenment made possible forms of government we have today. Nothing was the same since.

These technological revolutions of information were not only technical advances were also cultural, social and political developments that radically changed the forms and systems of government and life of people.

Let me tell you a story.

In 1791 most of the population of the United States was illiterate and only a small percentage of the population had access to the written press; however, precisely that year, only two years after entry into force of its Constitution, the Americans reformed and introduced the first amendment proclaiming, what will you guess? Press freedom.

One imagines all this great mass of illiterate Americans wondering what will it serve for that freedom of the press and what do we need it for, if we can not even read?

However, American politicians were bold and history awarded them. That same press freedom that Americans enjoy since 1791 my country did not effectively had it until 1978, nearly two hundred years later.

American politicians realized that the press was not just a technology but that its political implications were obvious to them and decided to lead change instead of being led by him.

We live in our days a much deeper technological revolution , and it is necessary, as the fathers of the American nation, we decide if we are to lead the changes or if we will be drag by them, if we are to lead them, in what sense we must do it?

We need to become aware, as it happened to the authors of the First Amendment to the United States Constitution, that when we talk about new technologies we are not just talking about improvements in management, processes or services, but that we are talking about justice, we are talking about freedom.

In 2003 the General Council of Spanish Lawyers established its first plan in the field of so-called new technologies. Since then and until now they have been developing the tools I have mentioned before and many others too numerous to expose. However, in recent years, it has become aware of the threats that the use of these new technologies sets out to lawyers and their clients.

Privacy and confidentiality are cornerstones not only for the work of lawyers, but also they are basic pillars of Justice, and this is proclaimed by the courts and Tribunasl of Europe. The right of defence can not exist if there is no privacy in communications between lawyer and client. That’s why this year, just a month ago, the General Council of Spanish Lawyers has decided to invest half a million euros to try to acquire a mail system which safeguards communications Spanish lawyers with their clients, based on the use of personal cryptographic keys , compliance with the principle end to end and open source programs.

Therefore, the many activities that the General Council of Spanish Lawyers, it seems to me particularly important, so I want to share with you, relative to cryptography and digital signature. The General Council of Spanish Lawyers is recognized as a Certification Authority in this field, has its own digital signature systems and this, in my opinion, was one of his greatest achievements.

Privacy and cryptography walk toe to toe; no privacy without encryption, and without privacy no proper Justice Administration, which deserves the last name, will exist..

We can not speak of true judicial independence if the administration of Justice does not have tools to ensure that their communications can not be spied on by third parties, including governments. We can not even talk of true independence of the states if they do not have the same tools. We can not guarantee a fair trial to our customers if our communications with them can be spied. Never more than on the current days exists a threat of the confidentiality of communications between a lawyer and his clients.

Because of this, perhaps is the time that we take with the utmost seriousness this concern: we will not have an adequate judicial system if they do not endow the necessary tools so that our communications are safe from the eyes ofthird parties, even if the third parties are their own state governments.

That is why what I said before, when we talk about technology, we’re not just talking about management or improved services but we are talking about justice and freedom.

In the General Council of Spanish Lawyers are aware of this, threats and opportunities generated by new technologies in the field of justice and the need to defend ones and take advantage of others, and we are determined to do.

In any case it is never too late to start this task because even if we have grounds for believing that the present is bad, what is absolutely certain is that the future is ours.»

IMG_1865

La paradoja española: pocos delitos y muchos presos.

Estudio-criminalidad-Europa_TINIMA20110923_1108_18

Dicen que los políticos usan las estadísticas como los borrachos usan las farolas: no para iluminarse, sino para apoyarse en ellas. Probablemente sea cierto.

Porque si no, díganme ustedes cómo puede ser posible que, afirmando la policía que España es uno de los países con la tasa más baja de infracciones penales registradas, sea en cambio el lugar con mayor densidad de población reclusa de Europa Occidental. Piensen bien la respuesta antes de responder a esta paradoja y busquen posibles explicaciones, pero, mientras lo hacen, déjenme que les refiera algunas cifras oficiales tomadas del propio Instituto Nacional de Estadística

Según la estadística policial, en el período 2003-2010 el número total de delitos y faltas cometidos en España descendió de 1.955.902 a 1.745.313 lo que supone un estimable descenso del 11%.

En la jurisdicción penal entre 2003 y 2010 el número de asuntos ingresados pasó de 5.600.649 asuntos a 6.639.356 lo que supone un aumento del 16%

La población reclusa, en el mismo período ascendió de 56.096 reclusos en 2003 a 73.929 en 2010 lo que supone un notable incremento del 25% en el número de presos.

Finalmente, el número de agentes policiales en España, en el mismo período, pasó de 118.666 a 155.810 agentes; es decir, aumentó en un 24%.

Pueden ustedes, si lo desean, tratar de interpretar estas cifras buscando crípticas explicaciones matemáticas pero les sugiero que, antes, traten de leer de forma directa y sencilla lo que las cifras nos dicen pues las mismas sugieren un magnífico trabajo policial (los delitos descienden cada año que pasa), indican que los jueces trabajan afanosa y eficazmente (nada menos que 3 procedimientos penales por cada intervención policial), insinúan que la seguridad aumenta en las calles (cada vez hay más delincuentes encerrados) y dejan ver que esta tendencia seguirá en el futuro porque cada año que pasa tenemos más policías. La Arcadia Feliz, el país perfecto, España en suma.

El único problema es que esas estadísticas no pueden ser ciertas, porque, al margen de los datos sobre población reclusa que son indiscutibles, ¿cómo es posible que por cada supuesto delito detectado por la policía hayan tres procedimientos judiciales? ¿Cómo se come que descendiendo el número de delitos aumente el número de presos? ¿Cómo se explica que siendo España uno de los países más seguros de Europa cada vez contratemos y paguemos más policías? Escucharé encantado las explicaciones que quieran darme.

Yo soy capaz de entender que pueden haber efectos ocultos, que pueden existir defectos estadísticos, que los márgenes de error son inevitables… Pero también entiendo que este tipo de estadísticas no pueden servir nunca para diseñar una política acertada pues los delitos, conforme a ellas, lo mismo suben año a año (si miramos las cifras de justicia) que bajan (si miramos las cifras policiales); que la seguridad aumenta o desciende según queramos leer los datos y que, también según la lectura que hagamos, hacen falta policías o por el contrario sobran.

Y ahora que hemos repasado algunos datos ya pueden ustedes tratar de responder a la pregunta inicial:¿cómo es posible que siendo España uno de los países con la tasa más baja de delitos sea en cambio el lugar con mayor población reclusa de Europa Occidental? ¿Quizá por la extremada dureza de las penas? ¿Acaso por los pésimos sistemas de reinserción? ¿Más bien porque las estadísticas son simplemente erróneas cuando no falseadas? No aventuraré respuestas aunque tengo mis propias tesis al respecto, pero, ahora que se prepara una reforma del Código Penal que endurece sensiblemente las penas, lo que debe quedar claro es que dicha reforma no responde a datos objetivos ni de política criminal sino a la voluntad pura y simple de quien ha confeccionado la ley.

Carecemos de estadísticas fiables y sin ellas no es posible tomar decisiones acertada
s; por eso no es extraño que nuestra justicia esté desorientada, camine a bandazos, tenga dificultades para mantenerse en pié y mantenga un discurso balbuceante: Porque nuestros gobernantes juegan a la gallina ciega con ella y usan las estadísticas según les conviene; es decir, del mismo modo que los borrachos las farolas, no para iluminar su camino sino para apoyarse en ellas.

Vale

Lo que nos enseñó Cicerón

Objetivos de un discurso: docere, delectare, movere...
Objetivos de un discurso según Cicerón.

Veo publicitarse a menudo cursos sobre cómo “hablar en público” —incluso específicamente dirigidos a abogados para mejorar sus técnicas de informe oral en sala— y debo decir que, cuando leo sus contenidos, me decepcionan profundamente y me invade la sensación de que casi todos estudian lo accesorio y olvidan lo principal.

La retórica es una disciplina transversal a distintos campos de conocimiento (ciencia de la literatura, ciencia política, publicidad, periodismo, ciencias de la educación, ciencias sociales, derecho, etc.) que se ocupa de estudiar y de sistematizar procedimientos y técnicas de utilización del lenguaje puestos al servicio de una finalidad persuasiva o estética, añadida —naturalmente— a su finalidad comunicativa y, esta ciencia, es algo mucho más serio que una serie de consejos pueriles más propios de la literatura de autoayuda que de la literatura científica que es lo que suelo ver en los programas de estos cursos que les he mencionado.

Hoy, mientras leía un artículo sobre cómo Aristóteles podía ayudar a las “Startups” a generar contenidos de calidad, me he acordado de mi disgusto con estos sedicentes “cursos de oratoria” y me he preguntado si podría resumir en una o varias infografías algunas de aquellas enseñanzas de la antigüedad clásica que, dos mil años después, siguen siendo el “state of the art” de la ciencia retórica y, cómo no, he recordado a Cicerón y su obra “Orator“, pues en dicha obra el maestro nos resume cuáles han de ser los objetivos de todo orador forense. Los tres objetivos del orador, según Cicerón, son “docere, delectare, et movere”. Es decir, el orador forense debe perseguir tres metas: probar su tesis a la audiencia (el juez o el jurado), deleitarla y moverla emocionalmente a llevar a cabo una acción (en nuestro caso a que dicten una sentencia favorable).

No me extenderé mucho, los argumentos del objetivo ciceroniano del “docere” podemos encontrarlos en la esfera del “Logos” de que nos hablaba Aristóteles en su “Retórica” y que, en el caso de los abogados, son nuestras primeras herramientas: la ley, la jurisprudencia, la doctrina, pero también las evidencias, las analogías, etc y por eso los he colocado contiguos en la infografía. Los argumentos que corresponden al “delectare” y al “movere” los he colocado respectivamente vecinos a los campos del “ethos” y del “pathos”; no es correcto, lo sé, pero, comoquiera que de estos tres campos ha de nutrirse nuestro trabajo en sala, ahí los dejo para que vayan sonando.

Determinar cómo y con qué herramientas hemos de conseguir esos tres objetivos que Cicerón nos señala es un trabajo que excede con mucho a los límites de un post pero, al menos, conociendo los objetivos seremos capaces de darle un sentido a nuestro trabajo pues si no conocemos nuestro destino ningún camino es bueno.

En todo caso: gracias Cicerón.

El Ministerio de Justicia y el software propietario

Tarjeta de Lexnet

Hace cuatro años escribí un post en el que denunciaba que Lexnet no funcionaba adecuadamente cuando no se usaban los sistemas operativos de Microsoft o alguna de las aplicaciones de esta marca, especialmente el procesador de textos Word. Ya en 2011 la abrumadora mayoría de los dispositivos móviles usaban sistemas operativos que no eran el “Windows” de Microsoft sino el iOS de Apple o el popular Android (un sistema operativo basado en el núcleo Linux) y en lo presente, el sistema operativo de Microsoft no sólo es residual en el campo de los dispositivos móviles sino que cada vez es menor su cuota de mercado en los sistemas de sobremesa donde iOS y Linux son cada vez más frecuentes. Tuve oportunidad de formular mi queja en instancias oficiales más elevadas donde siempre se me dijo que el problema «estaba en vías de solución» pero, a día de hoy, sigo sin poder abrir en algunos de mis dispositivos, por ejemplo, los archivos .rtf que se me mandan vía Lexnet y no albergo demasiadas esperanzas de que esto vaya a cambiar en el futuro.

Esta circunstancia no pasaría de ser un problema menor sino fuese porque bajo ella se esconde un problema mucho mayor, un problema que cuesta muchos miles (millones) de euros a los españoles: el uso por parte de las administraciones de software propietario en lugar de software libre tal y como preceptúan diversas disposiciones legales europeas y aún españolas.

Me permitiré escribir unas pocas líneas para quienes no estén familiarizados con las diferencias existentes entre el software propietario y el software libre (sospecho que muchos de mis lectores son juristas y pueden desconocer las diferencias) de forma que, si usted ya las conoce, puede saltarse tranquilamente el siguiente párrafo y si —a pesar de la breve explicación— sigue sin entenderlas tampoco pasa nada, puede seguir también leyendo recordando que las licencias de software libre no cuestan al estado ni un sólo euro mientras que las de software propietario suelen resultar bastante caras. Supongo que usted pensará que los programas de software propietario serán mejores que los de software libre (por aquello de que si son caros habrán de ser mejores) y sin embargo créame, no es así, todo este mundo de las nuevas tecnologías, en su parte más fundamental, se halla soportado por programas de software libre. Si no me cree puede entretenerse un ratito leyendo este post que aquí le dejo llamado ¿podríamos vivir sin software libre?. Así pues no crea que lo caro es siempre lo mejor, en ningún lugar se cumple con tanta precisión como en el campo de las nuevas tecnologías aquella afirmación de Antonio Machado que decía que…

Todo necio
confunde valor y precio

y esa confusión, para nuestra desgracia, parece producirse con harta frecuencia en nuestros ministerios.

Se llama «software libre» a aquel que, por elección manifiesta de su autor, puede ser copiado, estudiado, modificado, utilizado libremente con cualquier fin y redistribuido con o sin cambios o mejoras. Es una característica fundamental de los programas de software libre que su código sea legible y público de forma que es posible saber lo que hace el programa. Sus licencias son gratuitas, pero están sometidas a las limitaciones que les impone su licencia de entre las cuales la más famosa es la licencia GNU-GPL. El «software propietario» es justamente todo lo contrario: sus programas vienen compilados y en «código máquina» de forma que un humano no puede conocer exactamente lo que hace el programa salvo que realice operaciones de «ingeniería inversa» que, por otro lado, están prohibidas y aún sancionadas. Un programa propietario es, por ejemplo, el popular Word de Microsoft, un programa del que desconocemos su código fuente y, por lo tanto, qué es lo que el programa está haciendo exactamente. Cualquiera pensaría que la administración de justicia o la de defensa no deberían usar programas cuyo funcionamiento exacto desconocen (¿se imaginan que el programa mandase un aviso cada vez que zarpa un submarino español o se dicta una orden de busca y captura?) y sin embargo, a pesar de eso, el programa ha sido usado hasta por los servicios secretos españoles. La elección entre software libre y software propietario es, pues, estratégica desde muchos puntos de vista, pero, dado que las licencias de software libre son gratuitas y las licencias de software propietario cuestan un buen dinero a los administrados, será este aspecto sobre el que nos centraremos en este post y más concretamente en el coste que le supone a la administración de justicia española el uso de un perfectamente sustituirle software propietario.

Para averiguar cuánto gastaba la administración de justicia en innecesario software propietario he buceado en los presupuestos generales del estado sin hallar partida en ellos en la que se detallen con claridad los gastos en licencias de software que soporta nuestra administración de justicia. Sé que los funcionarios usan Word (y debo presumir que no es software pirata) y sé que los sistemas de gestión procesal usan bases de datos Oracle por cuya renovación de licencias este año se han pagado entre  171.415,47 y 207.412,72 euros. Sé también que en Finlandia,  la migración a OpenOffice se realizó durante el periodo 2003-2010 para 10.500 equipos del Ministerio de Justicia y que según datos facilitados por la Free Software Foundation Europe (FSFE), el ahorro en este periodo es de un 70%, al estimar el coste en 6.787.000 euros para Microsoft Office frente a los 2.063.000 euros de OpenOffice.

Calcular cuánto se está gastando el estado por culpa de las licencias de software propietario es algo que escapa al presente post pero no es difícil estimar que la cifra se mueve en bastantes decenas de millones y así y todo, de entre todos los perjuicios que dicho software causa, es quizá este del pago de las licencias el menor.

Siendo el software propietario inmodificable por terceros se están perdiendo muchos puestos de trabajo de buenos programadores y empresas españolas mientras los beneficios se marchan hacia América; siendo estratégico el software en la gestión de las administraciones, la migración hacia sistemas abiertos tiene también su coste por lo que la dependencia de una sola empresa suministradora se agrava llevando a una indeseable posición negociadora, y, lo que es peor, atendiendo estas empresas a su propia conveniencia antes que a cumplir los estándares internacionales, ocurre que tratan de introducir sus propias soluciones en lugar de las estándar y así provocan que yo, por ejemplo, no pueda abrir debidamente los archivos .rtf de LexNet (el sistema electrónico de comunicación de resoluciones judiciales) o que este sistema debido al uso de componentes Active X en 2011, no cumpliese lo establecido en los artículos 5 y 6 del anexo IV del Real Decreto 84/2007 (BOE número 38 de 13 de febrero de 2007),y de esta forma los usuarios hubiesen de utilizar necesariamente el navegador de Microsoft para regocijo y satisfacción de la empresa de Redmond y para enfado y desesperación del resto de usuarios de Mozilla Firefox, Chrome, Safari, etc…

Ni que decir tiene que el uso de sistemas propietarios y cuyo código nos es desconocido abre todo tipo de posibilidades para que el programa haga cosas que no debiera hacer, supone un riesgo mayúsculo en los procesos judiciales y en especial en los de la jurisdicción penal donde, gracias a wikileaks, sabemos que la administración estadounidense es aficionada a husmear.

Y no sigo por hoy, al uso inconveniente de programas de software propietario se une la existencia de, al menos, ocho programas de gestión diferentes en las diversas comunidades autónomas cuya falta de compatibilidad ya ha dado algún disgusto que prefiero no recordar; todo lo cual indica que no existe una visión estratégica global de lo que ha de ser el uso de las nuevas tecnologías en la administración de justicia. A destripar un poquito la historia de los Minervas, Minervas-NOJ, Cicerones, Justicias.cat y Justicias.bat así como a los unifaces y demás softwares que fatigan la vida judicial dedicaremos otro día. Por hoy bástenos concluir que, visto el panorama, en España la cuarta ley de la tecnología de Melvin Kranzberg se cumple rigurosamente, esa que dice que:

Aunque la tecnología puede ser una cuestión primordial en muchos asuntos públicos, los factores no técnicos son los primeros al tomar decisiones políticas en cuestiones tecnológicas.

Y si aún les quedan dudas pueden leer esta noticia del diario 20 minutos que involucra a Registradores de la Propiedad, a reformas legislativas y al ministro de infausto recuerdo Alberto Ruíz Gallardón.

Legislar contra el ser humano

Portada de el País inmigrantes

Hoy me he desayunado con esta estremecedora foto de portada de El País y me ha venido a la memoria aquella máxima que, cuando estaba en la facultad de derecho, tanto nos repetía nuestro profesor de economía política: «no se puede legislar contra el mercado». Nos contaba que, cuando los precios no los fijaba el mercado sino los gobiernos, inmediatamente aparecía el mercado negro y aseguraba que, si se fijaba un precio exorbitante para el tabaco o el alcohol —por ejemplo—, inmediatamente aparecería un mercado negro donde algunos ofrecerían las mercancías a su precio real a los consumidores de ellas dispuestos a comprarlas.

La afirmación de mi profesor me parece acertada aunque ese «mercado» no sea, en el fondo, más que un conjunto de transacciones producidas entre personas que quieren comprar y otras que quieren vender; ese mercado, pues, no sería más que un subconjunto (negocial) del conjunto mucho mayor (vital) de las aspiraciones humanas.

Hoy, como digo, he recordado esa afirmación al ver a estas decenas de seres humanos tratando de salvar la vida. Si no es posible legislar contra el mercado (y a evitarlo dedican los países del mundo occidental ingentes recursos en forma de tribunales de la competencia y aún llegando a la guerra por imponer ese principio) ¿cómo es posible que podamos establecer leyes que van en contra de las más esenciales aspiraciones del ser humano?

Los seres humanos no sólo desean negociar, comprar y vender, sino que antes que eso desean esas cosas que proclaman campanudos textos legales: el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

Si no se puede legislar contra el mercado mucho menos se puede legislar contra el ser humano y —si se hace— el mercado negro de seres humanos será el menor de los problemas que habremos de afrontar y la historia nos enseña esa verdad con incontestables ejemplos.

Entendámoslo, la pobreza no es un problema sólo de los pobres: es un problema nuestro también, es un problema de todos; las islas de riqueza en medio de un océano de pobreza están condenadas a ser tragadas por él y otro tanto les pasará a las islas de libertad o felicidad si les rodea un mar de injusticia y desesperación. La consecuencia de esta verdad es que si la pobreza no es sólo un problema de los pobres nos toca a todos —y no solo a ellos— remediarla. Las palabras de Cervantes no son un mero artificio retórico

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida

Y es por la vida, por la libertad y por la búsqueda de la felicidad por lo que se ahogan estos seres humanos de la foto.

Algo estamos haciendo mal, muy mal: no se puede legislar contra el ser humano.

Divorciarse nunca es fácil

IMG_0598Divorciarse nunca es fácil pero los abogados podemos ayudarle a simplificarlo. Septiembre es un mes en que, acabadas las vacaciones, abundan las consultas de derecho matrimonial y debemos estar preparados para ello, por eso, durante este mes, puede usted tramitar su proceso de divorcio de mutuo acuerdo con nuestro despacho fraccionando el pago hasta en doce meses y al precio de 350€ (más impuestos) por nuestros servicios y con la indicada financiación y fraccionamiento de pago sin intereses hasta un año. La atención es personal en nuestro despacho si usted reside en Cartagena u “on line” si usted no reside en esta ciudad. Para conocer las condiciones exactas y por escrito del servicio puede usted ponerse en contacto con nuestro despacho (de 8:00 a 15:00), le atenderemos, le resolveremos sus dudas y le propondremos un presupuesto con las condiciones de pago, aplazamiento y fraccionamiento ajustadas a su situación económica que podamos ofrecerle en ese momento. Las condiciones y la prestación del servicio se establecerán mediante la pertinente hoja de encargo y hasta la firma de la misma esta oferta no será vinculante para ninguna de las partes y no generará obligaciones para ninguna de ellas. La primera consulta es gratuita.


Preguntas frecuentes

  1. Teléfono José Muelas Cerezuela Abogado Atención Telefónica¿Cómo sé si mi divorcio es de mutuo acuerdo?
  2. ¿No puede ser más barato el servicio?
  3. ¿Cómo podemos redactar un convenio regulador?
  4. ¿Qué pensión de alimentos es ajustada a nuestra situación?


¿Cómo sé si mi divorcio es de mutuo acuerdo?

Es posible que usted piense que esta completamente de acuerdo con su cónyuge en los términos de su divorcio pero que eso no sea correcto porque ustedes han olvidado algún elemento de superación que deben regular o pactar o por otros motivos. Lo mejor es consultarlo previamente con nuestro despacho para saber si ustedes han acordado todos los extremos que exigen las leyes y si lo han hecho de forma correcta; este asesoramiento forma parte de nuestro trabajo. En principio y si ustedes tienen hijos menores, deberían estar de acuerdo al menos sobre quién va a continuar viviendo en el hogar familiar, qué cónyuge va a ostentar la guardia y custodia de los hijos (o si optan por la custodia compartida) y cuál va a ser el régimen de visitas del cónyuge no custodio así como la cuantía de la pensión que va a pasar en concepto de alimentos. Lo mejor es que se asesoren en este punto.

¿No puede ser más barato el servicio?

Bajo determinadas circunstancias y condiciones (como la inexistencia de hijos menores, pero no sólo esta circunstancia) el servicio puede ser más barato. Consulte esta posibilidad con nosotros.

¿Cómo podemos redactar un convenio regulador?

Existen formularios que ustedes pueden usar pero si ustedes están de acuerdo en lo fundamental (…quién va a continuar viviendo en el hogar familiar, qué cónyuge va a ostentar la guardia y custodia de los hijos —o si optan por la custodia compartida— y cuál va a ser el régimen de visitas del cónyuge no custodio así como la cuantía de la pensión que va a pasar en concepto de alimentos…) nosotros nos encargaremos de asesorarles en la redacción del convenio.

¿Qué pensión de alimentos es ajustada a nuestra situación?

Existen tablas orientativas publicadas por el Consejo General del Poder Judicial pero cada caso concreto es especial pues han de considerarse bastantes factores económicos particulares de cada situación. Si ustedes tienen un principio de acuerdo en este punto nosotros podemos asesorarles para llegar a la solución más conveniente.

La fiabilidad de las ruedas de reconocimiento

He asistido como abogado en numerosas ocasiones a ruedas de reconocimiento para tratar de identificar al autor de algún delito. Mi sensación al término de las mismas, invariablemente, siempre ha sido la misma: La forma en que se practican no garantiza la más mínima seguridad en la identificación del verdadero culpable. Tal sensación me produce auténtica desazón cuando la única prueba de cargo existente es precisamente ese reconocimiento en rueda. A veces ocurre que uno, como abogado defensor, conoce con toda seguridad que el autor del hecho no es su defendido sino un familiar próximo del mismo al cual el acusado se niega a delatar. Cuando esto ocurre uno se desespera al ver como la víctima, muchas veces inducida al error por el celo policial (el infierno está empedrado de buenas intenciones) cree reconocer a quien no es el culpable que, inmediatamente, pasa a ser reconocido en la jerga policial “sin ningún género de dudas”. Quizá no me crean si no lo han vivido, pero es así. Tras un dudoso reconocimiento fotográfico se produce un reconocimiento en rueda donde la víctima lejos de reconocer al autor del delito simplemente reconoce a aquel que el día anterior reconoció en los álbumes fotográficos de la policía. No quiero poner ejemplos de mi ejercicio profesional -los tengo y muchos- por eso, si se me permite, les contaré el estado de la cuestión fuera de nuestro país por si, en alguna medida, a alguien se le ocurre repensar nuestro decimonónico sistema de reconocimiento en rueda. En 1981, Jerry Miller un joven de 22 años de edad fue detenido y acusado del secuestro, violación y robo de una mujer en el centro de Chicago. Después de que dos testigos presenciales le reconociesen en una rueda de reconocimiento y de que la víctima lo identificase, fue condenado a 45 años de prisión. En marzo de 2007, sin embargo, el semen que se encontró en la ropa de la víctima fue sometido a las pruebas de ADN y resultó que no pertenecía a él. Su condena fue anulada un mes después, sin embargo, a esas alturas él ya había pasado más de 24 años en prisión. Cuento esta historia ocurrida en los Estados Unidos para no herir susceptibilidades ibéricas con casos como el del tristemente famoso Ricardi. En España se practican reconocimientos en rueda todos los días en la forma y manera que prescribe La ley de Enjuiciamiento Criminal desde que se aprobó allá por 1882 y no es de extrañar que a casi todas las personas a quienes les cuento la forma tosca y primitiva en que se lleva a cabo en España éste reconocimiento en rueda queden estupefactas,

Continúa leyendo La fiabilidad de las ruedas de reconocimiento